Tremendo susto para esta niñera por quedarse dormida

Cuántos padres salen de su hogar y se dirigen a sus trabajos o ocupaciones confiando plenamente el cuidado de sus hijos a las bien llamadas niñeras o nanas, las cuales aparentemente se encargan no sólo del alimento, del cuidado en general, sino también de su seguridad.

Son muchos los casos en los cuales en la ausencia de los padres, estas mujeres cuidadoras, descuidan lo más importante que es justamente la integridad y bienestar de los niños.

Para este caso el padre ya lo sospechaba, al parecer no alcanzaba a preguntarse como en la jornada en la que la chica cuidaba del niño, muchas veces no alcanzaba a organizarlo adecuadamente en su vestimenta y en su aseo, según ella porque el niño daba mucho qué hacer por su alto nivel de vitalidad.

Tremendo susto

Este papá aprovecho y se las ingenió para ingresar nuevamente a la casa sin que ella se percatara y la encontró acostada, cuando volvió a casa y opto por llevárselos sin avisar y gastarle una broma. Empezó a preguntarle dónde estaban sus hijos a lo cual la pobre casi enloquece pensando que en realidad se los habían llevado

Christopher y su mujer estaban trabajando por la mañana, pero él preparo todo para devolverse aparentemente por unos documentos olvidados, la sorpresa se la llevo él cuando al ingresar encontró a la cuidadora de sus hijos dormida en el sofá, él se paseó por la casa, los saco y la mujer ni cuenta se dio.

Una vez los saco de casa se los llevó y empezó a chatear con ella,  “Llámame ahora”, le dijo la nana cuando le habló el padre. Él le respondió que no podía, y la cuidadora empezó a ponerse más nerviosa. “¿Está todo bien?”, le preguntaba estratégicamente . “No, no lo está, llame por favor”. La conversación, a partir de aquí, empieza a tensarse y subirse de tono.

“¿Están mis hijos bien? Respóndame. ¿Qué está pasando, Sarah?”, le espeta. Cuando le pregunta si había llamado a la policía, la mujer le dice que sí, que le habían comunicado que se pusiera en contacto con su empleado porque “probablemente sepa qué está pasando”.

Después de un rato engañándola, decide contarle la verdad: “Cogí a mis hijos a las 10. Vete de mi casa, puede que presente cargos sobre ti por negligencia”, y con esto finaliza la conversación.

Compártelo con tus amigos.

(Visited 349 times, 1 visits today)