Sabias que ¿tu rostro es el reflejo de como está tu cuerpo?

Todo nuestro sistema está conectado, nuestra mente y todos nuestros sentimientos se ven reflejados en nuestro cuerpo, en el funcionamiento correcto o incorrecto de cada uno de nuestros organismos.

Todo aquello que ingerimos y nuestra propia rutina, también se ve reflejada en nuestro cuerpo y en el mismo desenvolvimiento en el espacio.

En ocasiones, las diferentes alteraciones que sufrimos en nuestro rostro, como el acné o las manchas por el sol, pueden indicar que alguno de nuestros órganos internos no están funcionando correctamente.

Áreas señaladas que pueden identificar problemas

Todo lo que pasa tanto en nuestra mente como en nuestro cuerpo los reflejamos en todos nuestros lenguajes, corporal, oral y visual. Debemos estar atentos a la diferentes alteraciones en nuestro rostro, pueden ser el reflejo de que algo no anda del todo bien en nuestro organismo.

También es cierto que muchas de estas alteraciones se deben a cambios hormonales, exposición a climas extremos, usos de diferentes medicamentos, alimentación, entre otros factores, sin embargo, cuando esto surge  sin explicación alguna, puede ser una señal de alerta sobre el estado de nuestra salud, es mejor consultar un especialista.

Zona afectada: sistema digestivo

Si han salido espinillas más espinillas de lo normal, granos o manchas posiblemente tú sistema digestivo no esté funcionando correctamente. Para actuar contra esto debes disminuir el consumo de comida con excesivas grasas, evitar la sal e incrementar el consumo de agua.

Zona afectada: Hígado

Si nuestro hígado no está funcionando correctamente debido a una acumulación de toxinas y el consumo de sustancias que son nocivas para su salud. Lo que debes hacer es evitar el consumo de alcohol, comida chatarra y lactosa. En lugar de esto se debe aumentar el consumo de frutas y vegetales, especialmente crudos.

Zona Afectada: Riñones

Cuando el contorno de nuestros ojos se ve afectado, incluyendo las ojeras, puede deberse a una deshidratación y mal funcionamiento de los riñones. Se debe incrementar el consumo de agua, evitar la sal y consumir alimentos con acción diurética.

Compártelo con tus amigos.

(Visited 237 times, 1 visits today)