Quejarse es un mal hábito que afecta la salud de tu organismo

La actitud es determinante para continuar el camino de la vida. Tenemos dos posibilidades, una de ellas es ver todo lo negativo y quejarnos por ello, estar en un papel de víctima que puede afectar no sólo a nosotros sino a todos los que nos rodean.

Sin embargo, la otra posibilidad es aceptar las dificultades pero también ver todo lo bueno y el aprendizaje que estas situaciones nos dejan; también es fundamental ser conscientes de quiénes nos acompañarán en este largo camino que es la vida.

Quejarnos puede ser un mal hábito que adquirimos a veces sin pensarlo,  y pasa a ser un hábito crónico, el cual impregnará nuestra energía de negativismos y por ende, el universo sólo nos dará aquello que está más presente en nuestros días, si es amor, será amor, si es tristeza serán tristezas, si son quejas serán más situaciones difíciles.

Quejarse es un mal hábito

La quejas también pueden repercutir en nuestro bienestar físico y mental, y en nuestro seres cercanos. Debemos saber que si las quejas no son nuestros hábitos pero si de personas cercanas a nuestra vida, esto también puede afectar.

Nuestra salud se puede ver afectada por una actitud negativa, quejarnos constantemente puede generarnos malestares físicos, nuestro organismo no actúa de la misma forma, podemos tener dolores de cabeza constantes y muchas más consecuencias que pueden denegar nuestros sistemas.

La salud es lo más preciado que tenemos, tanto física como mental, las quejas  en su medida pueden servirnos como un método de desahogarnos, sin embargo cuando pasa a ser crónico, pasa a ser un tormento para los demás.

Compártelo con tus amigos.

(Visited 54 times, 1 visits today)