Se acercó a una ola tan grande que mataría a cualquiera, pero lo que pasa después te dejará sin palabras

Reo Stevens tenía tan sólo 8 años de edad cuando se cansó de surfear con las legendarias olas de North Shore, Hawai, de las que todo el mundo habla.

Resulta que él quería algo diferente. Fue entonces cuando Stevens descubrió el mundo de los deportes del viento. Stevens comenzó a experimentar con el windsurf;una mezcla de vela y surf; pero de acuerdo a su sitio web biográfico, el comenzó con el kitesurfing cuando tenía 13 años de edad.

El kitesurfing implica el uso de una cometa-paracaídas; como herramienta para propulsar al surfista en y por encima del agua.

Utilizar el viento le permitió a Stevens para alejarse de la bulliciosa Norte Shore y aprovechar las demás costas solitarias de Hawai.

“Me quedé sorprendido, tenía que hacerlo”

Stevens escribió que estaba bastante impresionado con el kitesurfing cuando vio por primera vez un surfista volando por primera vez. “Me encontraba surfeando, cuando después de caer vi a un kitesurfer saltando 20 pies por encima de mi cabeza”, explicó Stevens en su página web. “Me quedé sorprendido, tenía que hacerlo.”

Elevarse por los aires era obviamente un estimulante; pero había una razón práctica para que los surfistas acogieran el kitesurf.

En general, el viento que sopla hacia la costa es malo para el surf tradicional, pero es bueno para el kitesurf. Por lo tanto, esto tiene sentido; Así que Reo decidió que era momento de cambiar, y aprovechar lo que había aprendido con el surf. Ahora que Stevens ha crecido, se ha convertido en uno de los rostros más reconocibles del mundo del kitesurf.

Sólo tres años después de haber adoptado a este deporte, Stevens se encontró en la portada de Kiteworld Magazine y ha sido puesto en la portada de 20 revistas de kitesurf. En el 2012, SBC Kiteboarding llamó Stevens un “icono americano”.

A pesar de sus credenciales, Stevens sigue siendo humilde. “No estoy seguro de merecerme ese título”, escribió Stevens en su sitio web. “¡¡Pero gracias!!” Han pasado 21 años desde que Stevens primero se cansó de las concurridas playas de la costa norte, pero el deportista de 29 años de edad, aún sigue haciendo surf.

Comparte este articulo con tus amigos.

(Visited 28 times, 1 visits today)