Una madre orca llevó a cuestas el cadáver de su cría durante 17 días

El sábado 11 de agosto se cumplieron 18 días que una madre orca carga a su bebé muerto frente la costas de Washington, enviando un fuerte mensaje.  Una orca que nada en el contaminado Mar de Salish está llamando la atención del mundo entero al arrastrar por 17 días a su bebé que murió media hora después de nacer.

Está cansada, pero no quiere abandonar el cuerpo del retoño sin vida y lo eleva hasta la superficie cada vez que se sumerge en las aguas de la costa noroeste del Pacífico entre Estados Unidos y Canadá.

El hecho tan trágico y desgarrador es seguido con preocupación por el mundo y visto como un mensaje en que las orcas mismas nos dicen que presagian su propia extinción, o como un lamentable llamado de la especie dirigido a los buques que plagan hoy su entorno.

El resto de las orcas de la manada de esta madre registrada como la orca J35, y el nombre Tahlequah, han querido sostener la proclama de su duelo, y en un hecho sin precedentes, se están turnando en la tarea de sostener al bebé muerto.

Ken Balcomb, el fundador del Centro de Investigación de Ballenas, dijo a CNN que con toda probabilidad, la ballena y su manada sabían exactamente lo que estaban haciendo.

“Sabían que el ballenato estaba muerto. Creo que esto es un duelo o un rito ceremonial realizado por la madre”, dice. “Ella no quería dejarlo, probablemente ha perdido otras dos crías desde hace ocho años”

Así, la triste exhibición habla de algo más profundo que el duelo de una madre por su hijo perdido. Las poblaciones de orcas en el noroeste del Pacífico están disminuyendo, y las estadísticas de muertes de crías y gestaciones viables son francamente impactantes. Esta madre orca es parte de la población de ballenas asesinas que se encuentran en el Océano Pacífico frente a las costas de Canadá y el noroeste de los Estados Unidos.

Son aproximadamente 75 ballenas en esta población, y su tasa de natalidad en los últimos años ha sido cero. Cero, como en el 100% de fracaso de la supervivencia de crías en los últimos tres años. Según el CWR, en las últimas dos décadas, el 75% de los recién nacidos en esta población no han sobrevivido a la “infancia”.

“La causa es la falta de suficiente alimento en su área”, dice Balcomb. “No hay suficiente comida, y eso se debe a razones ambientales”, agrega. Las orcas comen salmón, y Balcomb dice que varias prácticas humanas han hecho mella en las poblaciones de salmón nativo. Algunas fuentes de energía hidroeléctrica bloquean las rutas naturales de desove del salmón.

La sobreexplotación también afecta. Y los criaderos pueden satisfacer las necesidades económicas, pero tienen un precio ecológico. Todo esto significa, en resumen, que las ballenas no están comiendo lo suficiente. Y sin suficiente para comer, los embarazos no tienen éxito, y los bebés mueren poco después del nacimiento. “La extinción se avecina”, dice Balcomb sobre el futuro de las orcas.

No te olvides de COMPARTIR este artículo para que tus amigos y familiares sepan la situación de las orcas y empiecen   cuidar más el medio ambiente.

(Visited 344 times, 1 visits today)