Hija pone a su padre con Alzheimer en un vuelo solo de ida para deshacerse de él

Los padres pasan por innumerables días difíciles mientras cuidan a sus hijos a lo largo de los años. Desde cambios interminables de pañales hasta noches de insomnio, el trabajo nunca parece terminar.A pesar del agotamiento debilitante, los padres se dedican a cuidar y amar a sus hijos incondicionalmente día tras día.

Por esta razón, entre tantas otras, los hijos deberían hacer lo mismo cuando les toca cuidar a sus padres. Desafortunadamente, esto no siempre es así. Esta es la triste historia de una hija que puso a su padre de 80 años con Alzheimer en un vuelo de ida, a prácticamente ninguna parte.

Jerry Ellingsen, de 80 años, había estado viviendo con la familia de su hermano en el suroeste de Florida (Estados Unidos).“Nadie más lo quería, así que dije que sí, él es más que bienvenido a quedarse aquí”, explicó su hermano. Pero un día su hermano, que sufre la enfermedad de Alzheimer, simplemente empacó sus cosas y se fue.

Jerry terminó en la casa de su hija Pamela, pero eso no duró mucho; pronto lo colocó en un motel y, poco después, reservó un vuelo de ida para su padre y lo envió a casa de su esposa en Denver (Colorado).

Según la compañera del hermano de Jerry, Pamela quería “deshacerse de él” porque ella “estaba harta”.

Motivos poco claros

No está claro por qué la hija de Florida, Pamela Roth, trataría tan cruelmente a su padre.

Ella simplemente le envió un mensaje de texto a la esposa de su padre: “Mi papá y Corky [el perro] llegarán en un vuelo a Denver mañana por la tarde”. Desafortunadamente, a Jackie no se la pudo localizar al día siguiente, y Jerry terminó deambulando en el aeropuerto de Denver.

De hecho, cuando Jerry y el perro llegaron a Denver, parecía no tener ni idea de dónde estaba ni qué estaba haciendo allí. El personal de United Airlines finalmente se dio cuenta de la situación y la notificó a la policía local, que interrogó al hombre.

Desafortunadamente, Jerry tenía pocas respuestas para dar. La policía intentó llamar a su hija Pamela y a su esposa, Jackie, pero ambas simplemente se negaron a atenderlo. La policía no tuvo otra opción que llevar al anciano a un hospital local.

Bajo atención hospitalaria

Los hospitales están legalmente obligados a admitir a personas que no tienen a nadie más que los cuide, como Jerry.

Si bien esa es una solución positiva y temporal, no mejora esta historia. Lamentablemente, la historia de Jerry no es tan inusual: cientos de personas mayores como Jerry terminan abandonados por miembros de su familia.

“Al final, estamos hablando de nuestros seres queridos”, dijo Doug Muir, del Hospital Adventista de Porter. “Como sociedad y comunidad, debemos exigir mejores resultados”.

Mira el video a continuación para obtener más información sobre la desgarradora historia de Jerry.

(Visited 3.989 times, 1 visits today)