¿Es verdad que al cumplir los 30 se hace más difícil hacer amigos?

La infancia, la adolescencia y la juventud, son etapas marcadas por la presencia de amigos; cuanto más, mejor. Sin embargo, sucede que de repente pasa el tiempo y las vacaciones ya no vuelven a ser como antes: en lugar de un grupo de 15 amigos reunidos en el patio, ya con suerte podrás ver a dos o tres de ellos.

En este punto, es común escuchar a los pocos amigos que quedan diciendo cosas como: “¿Recuerdas al chico de las gafas que molestábamos siempre en la escuela? o ¿Has vuelto a ver la chica rubia del equipo de porristas?”.

A cambio tendrás respuestas como: “Ah, la última vez que la vi fue en una reunión de padres, estaba casada”. Sin embargo, para muchos de ellos no tendrás respuestas, ¿y esto por qué ocurre? ¿Será que nuestros amigos desaparecen cuando cumplen 30?

Por esto muchos grupos intentan crear eventos nuevos con el deseo de volver a reunir a sus viejas amistades, sin embargo todo estos son esfuerzos vanos, y no porque no exista voluntad, todo lo contrario, los psicólogos y sociólogos creen que la respuesta es muy sencilla: cuando somos adolescentes, tenemos más oportunidades de hacer amigos y a medida que crecemos, nos volvemos personas menos sociables.

A continuación encontrarás una breve explicación de esto.

Todo cambia: El secreto de las verdaderas amistades reside en que la confianza es un don eterno, es por eso que podemos pasar mucho tiempo sin reencontrarnos, pero cuando lo hacemos, la interacción sigue siendo natural, espontánea y divertida.

Por otra parte, no estamos hablando de aislamiento social, pero la frecuencia con que nos reencontramos con nuestros amigos, varía después de que llegamos a la edad adulta. Acabamos por ver más a nuestros colegas, que a nuestros mejores amigos.

Para aquellos que no tienen muchos colegas o que buscan mantener el contacto con viejos amigos, la ciencia les ha facilitado las cosas con la creación de aplicaciones que buscan promover la amistad entre las personas adultas.

Para el investigador William Rawlins, de la Universidad de Ohio; mantener amistades en la edad adulta al igual que llevamos a cabo en la adolescencia, es algo que va más allá de nuestro control.

La verdad es que estos fuertes lazos de amistad, así como la frecuencia de las reuniones, tienen una especie de “edad de oro”, que tan pronto como dejamos la escuela y empezamos a adquirir otras ocupaciones, dejamos de preocuparnos tanto por hacer reencuentros con amigos y esas cosas.

Rawlins, un experto en el estudio de las amistades, dice que esta secuencia es incluso irónica, ya que nuestros amigos de la juventud nos han ayudado a tomar las decisiones que nos han conducido a la edad adulta, pero una vez insertados en ella, tenemos cada vez menos tiempo para amigos.

Miles de compromisos

Pasamos de convertimos en jóvenes estudiantes, a padres, madres, esposos, empleados; y así mismo adquirimos compromisos como pagar facturas, hacernos cargo de la limpieza de la casa, ir de compras, ir a reuniones de la comunidad. Todo esto nos lleva el tiempo que se podría dedicar a pasar un rato en un bar con amigos.

Este cambio, aunque se esperaba, se lleva a cabo en un tiempo relativamente corto, por lo que al final terminamos casi indignados por no haber podido hacer nada al respecto.

Además de todo esto, está el hecho de que la generación de los jóvenes de hoy, formada por los famosos millennials, tiene en mente la idea de la innovación, el movimiento, el riesgo de todo y el empezar de cero; así que una vez logrado todo esto, viene la calma que por lo general se produce después de los 30, según algunos expertos.

Comparte este articulo con tus amigos.

(Visited 60 times, 1 visits today)