La cera de tus oídos puede decirte si estás sano o no ¿De qué color es la tuya?

Nuestro cuerpo funciona como una máquina, es decir, su funcionamiento general viene determinado por el desempeño de varias partes que mediante sus procedimientos individuales hacen que la función general se lleve de manera correcta y sin ningún problema. Así bien, cuando una de las partes de nuestro cuerpo comienza a trabajar de manera indebida o baja su funcionalidad, se comienzan a ver afectadas las demás, ya que trabajan en conjunto y por supuesto se comienzan a dar señales en nuestro organismo.

Toda enfermedad o mal funcionamiento que tengamos en nuestro cuerpo se va a reflejar de alguna manera, siempre hay síntomas que indican qué es lo que se tiene en mal estado o lo que no está funcionando como debe ser, es por ello que debemos estar atentos a todos los detalles de nuestro cuerpo.

En este caso hablaremos de la cera de oídos, aunque esta es un mecanismo de obstrucción para que no puedan ingresar microorganismos por nuestras orejas, su olor puede indicar varias cosas muy curiosas. Continúa leyendo esta información para que sepas lo que significan sus tonalidades.

Mira lo que significan los tonos en los que puede venir la cera de orejas

Los flujos y secreciones de nuestro cuerpo normalmente tienen una razón de ser, así como también lo tienen los colores que estos adoptan, normalmente son de un tono, pero cuando varía puede significar algo.

Esto lo podemos ver claramente con los flujos nasales o los de nuestras zonas íntimas, cuyos cambios pueden indicar claramente la presencia de una infección y por ende podemos actuar de inmediato para remediar eso.

En el caso de la cera de orejas lo normal es que esta sea de un color amarillento, parecido al color de la mostaza, pero cundo esta tonalidad cambia puede significar lo siguiente:

Gris: Si la cera de color gris se queda en tu bastoncillo no hay de qué preocuparse, ya que es resultado de la limpieza natural del oído, sin embargo, si es quebradiza y reseca puede tratarse de un eccema.

Amarillo muy oscuro: Esto se debe a la traspiración excesiva, mientras más sudor se genere existen más posibilidades de esto y además de que esta tenga mal olor, pero no supone un problema de salud.

Extremadamente oscura: Puede ser provocado por estrés y angustia, además de que se produce en exceso. Si esto te sucede puedes optar por limpiar tus oídos más seguidos y tratar de relajarte un poco.

Blanca y escamosa: No tiene nada de extraño este aspecto, es una cera totalmente sana, a diferencia de la de fuerte color, esta no produce olor.
Negra o marrón: Se produce cuando hay una producción excesiva de cera o cuando tiene mucho tiempo en el oído, pero no supone ningún problema.

Líquida o con sangre: La cera se sale de nuestro oído como un proceso natural, pero si esto sucede en exceso y además trae sangre puede ser una señal de una perforación en el tímpano, por lo que debes acudir a revisión médica.

Ahora que lo sabes puedes tener en cuenta estos detalles la próxima vez que examines tus oídos.

(Visited 1.916 times, 1 visits today)